martes, 15 de marzo de 2011

Mañana rindo Metodología y quería decir que es la materia que más me hizo pensar, que más disfruté estudiándola (aunque hubo momentos duros), que más se acercó a las cosas en las que me detengo. Está cerca, muy cerca de Saer, y por eso la foto de arriba. Aprendí que lo que emerge, esa casita entre los árboles, es lo presente, y que el pasado puede perdurar para siempre en tanto no sea dicho, articulado. Miedo. Por eso hay que amarra, mirar, volver a decir, asir eso que molesta, darle un color y guardarlo, clasificarlo, en una cajita como la que hizo Mari. Que nada resurja en ninguna lectura, en un día casi de otoño como hoy, o en la torta de chocolate que se repite en todos mis cumpleaños. A mirar para adelante o para arriba, que el cielo siempre esta lindo.


3 comentarios:

Caro dijo...

estar hablando siempre del presente, a pesar de las capas de pasado que emerjan o no, solidariamente con lo residual o en estructuras de sentir cada vez más inentendibles.(qué comentario más ñoño, no importa.. la ocasión lo amerita y es para reírse)
mañana te va a ir de maravillas!
abrazo

Anónimo dijo...

Tus fotos me emocionan,tu decir me emociona,me haces feliz hija mía.
Beso de mamá.

CEH notancul dijo...

Creo que te lo dije un día. Conseguís geometrías imposibles.