martes, 4 de mayo de 2010

Magdalena





4 comentarios:

Carito dijo...

el oso se fue volviendo monstruoso. Pasó de ser un simple osito de peluche que Felipe le había regalado a Magdalena, con ocasión de su segundo aniversario, a crecer cada vez más. Los pelos se le pusieron duros, le nacieron uñas y le crecieron los dientes. Fue ocupando gradualmente todo el espacio de la cama -Felipe y Magdalena ya ni entraban, y apenas podían descansar de perfil unas horas antes del amanecer- hasta cubrir la habitación entera. Parece ser que ahora se ha vuelto tieso y que optaron por sacarlo a la galería. La cabeza dura del oso les tapa el sol,ya nadie soporta la penunmbra adentro de esa casa.
(versión de Carito de un cuento contado por Andre).
Buena pilareja! qué bueno que se puedan captar estas cosas...
abrazo

Pao dijo...

ese oso es encantador

Anónimo dijo...

hola Pili, te felicito por tu blog, hace unos post vi que se lo dedicabas a tus tres seguidoras, madre y amigas, me sumo al club de lectoras. A decir verdad, había entrado hace mucho tiempo, cuando tenía poquitas fotos, y estoy impresionada por tu evolución. Ayer lo visité por casualidad y no pude parar, lo fui recorriendo hacia atrás, como se acostumbra, pasé por el juguete rabioso de Arlt hasta el final (o principio). Así que para no quedar en el anonimato aquí va mi abrazo y admiración!.

caro [soler]

pilar dijo...

Caro! gracias por tus palabras y por entrar y mirar. Me llegó el mail del "malón" del Mugafo asique supongo que ahí nos encontraremos!!
Un beso grande